El autocuidado y derecho a la información como herramientas para generar ambientes protectores